Te tengo que contar algo, cada vez que paso al lado de un parque infantil, la niña que vive dentro de mi grita y salta para subirse en el tobogán más alto.

Pero no sé si los peques me harían un hueco, o si me colarían en la fila que se forma para subirse en el tobogán.

Los toboganes de hoy en día no son como los de antes, hace años cuando el sol pegaba en el metal, era todo un logro tirarse sin quemarse las posaderas.

Además cuando las chapas no coincidían, porque con los años aquellos toboganes tendían a desensamblarse, cortarse con ellos era facilisimo.

Total, que subirse en un tobogán en los años 80 era todo un deporte de riesgo.

No obstante yo lo echo tanto de menos, que cuando vi esto me emocioné.

Ocupa poco espacio plegado y es fácil de montar.

Me acabo de enamorar de este tobogán.
sliderider01
sliderider03
sliderider05
sliderider06

Imágenes

También existe la versión barata pero igual de divertida:

021913stairslide
Imagen

 

10 comments on “Un tobogán en casa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *