Me horroriza cuando veo en televisión a cuidadores de niños maltratandolos.

Si estás suscrita al blog ya sabrá cuál fue mi horrible experiencia al respecto.

Por eso no quería dejar la oportunidad de contarte lo que debes tener en cuenta a la hora de contratar a alguien que cuide de tus pequeños.

1. No te quedes con la primera persona que entrevistes, tómate tu tiempo para buscar, contacta con varias cuidadoras, comprueba sus referencias y elige la más apropiada para tu pequeño.

2. Es buena idea que el niño esté presente, así podrás ver como interaccionan, si tienen feeling, si contactan, cómo se relacionan…

3. Mucho mejor si tiene experiencia y algún tipo de formación referente al cuidado de niños.

4. Coméntale las normas, tipo de educación, requerimientos del niño (si tiene alguna necesidad especial)

5. ¿Muestra seguridad a la hora de quedarse a solas con el niño/bebé?

6. Debe inspirarte confianza desde el primer momento, fíate de tu instinto.

En dos semanas aproximadamente ya deben haber comenzado a adaptarse mutuamente.

Pero, en el caso de que:

  • Veas al niño llorar desconsoladamente cuando te vas, una vez superada la adaptación.
  • Si llora más de lo habitual, lo notas nervioso, agresivo.
  • Si la cuidadora critica continuamente tu forma de educar, se queja continuamente del niño o no cumple los horarios.
  • Si el niño sufre demasiados accidentes fortuitos sin explicación.
  • Si encuentras al niño sucio, hambriento.

Entonces debes replantearte tu decisión y pensar en cambiar de cuidadora.

Por alguna razón que nadie conoce, la naturaleza castiga a los niños haciéndolos crecer.

Imagen: marcosdemadariaga

 ¿Vas a volver a perderte lo que tengo que contarte?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *