Sabes que suelo enseñarte cosas que encuentro en la red sobre decoración, manualidades que puedes hacer tú misma, pero hoy quiero contarte otra cosa, algo espectacular, pensado y creado por hadas madrinas con sus varitas mágicas

Se trata de Kimo-Kap, una asociación sin ánimo de lucro dedicada a confeccionar pañuelos para cubrir la cabeza de los niños con cáncer.

Su historia comienza así :
“Una de mis compis del proyecto trabaja como voluntaria con los niños oncológicos en los hospitales en Madrid. En el mes de Marzo tuvimos una semana con temperaturas deliciosas. Ella llegó al trabajo tempranito por la mañana; en la sala aun había calefacción, y de uno en uno los niñ@s iban llegando para pasar sus consultas, tratamientos, etc. Empezaron a quitar sus gorros de lana,  y pañuelos de tejido calentito. Allí, ante sus ojos se encontró con un grupo bastante numeroso de “pelones”. Y en esa instante ella pensó-

“Aquí estamos casi al principio de la primavera….y mis niñ@s se parecen a mariposas en una de sus fases de desarrollo.”

                   “Oruguitas y orugones.. tod@s con sus cabezas tan pelones”

Y se la ocurrió la idea… “Habrá que ayudarles en esta etapa de su transformación, haciéndoles unos gorros graciosos, alegres, animados y divertidos.”  Y así es como nació la idea de Kimo-Kap. Decidimos hacerles reversibles, porque uno de los chicos de 7 años dijo que el lado de color liso era perfecto para las mañanas “lisas”- sin dibujo. Y tal como iba pasando el día, se podría cambiar al lado colorido y alegre para mostrar a todo el mundo que se encontraba mejor.

logo gr png
Estos pelones tienen a las mejores hadas madrinas del mundo, son hombres y mujeres que dedican su tiempo y dinero en crear pañuelos llenos de color que luego reparten por los servicios oncológicos de los hospitales españoles gratuitamente.

Además si no sabes coser pero te apetece comprar alguna tela chula, se la envías a la delegación más cercana (están en todas las comunidades autónomas) y ellas fabrican los pañuelos.

Si te apetece confeccionarlos tú, dejan el patrón a tu disposición para que puedas crearlo y enviarles tus creaciones.

Me parece una genial idea, y muy útil para esas pequeñas personas que están pasando por un mal momento.

No se merecen estar enfermos (en realidad nadie lo merece) ellos merecen estar divirtiéndose y jugando, así que ¿por qué no dar un poco de color a sus vidas con estos pañuelos?

Mi más sincero reconocimiento para esta asociación y su gran labor.

Mariposa de día

11 comments on “La magia de las hadas madrinas”

  1. Es una iniciativa muy bonita aunque no se coser, pero voy a intentar participar. Aun recuerdo que una amiga hizo las prácticas de magisterio infantil en el niño jesus (sección de oncología) y me contaba cada cosa… ya que un día puede estar allí y otro no estar (o bien se habia puesto bueno o había subido un angelito al cielo). Ellos no tienen la culpa de que esta terrible enfermedad les ataque, pero poco a poco con concienciación e iniciativas como esta podrán ir a mejor. Un besito

    • Es muy duro como dices Nika ver que niños que les queda tanto por vivir tenga que pasar meses ingresados, es injusto.
      Este es mi granito de arena para que se conozcan iniciativas tan loables como esta, ojalá pudiera llegar a mucha mucha gente.
      Gracias Nika

  2. Que gran iniciativa y que alegría da saber que aun queda gente nena que mira por los demás porque esta la cosa fatal… No se coser pero voy a buscar una tela bien chula y ver donde la mando. Besicos

  3. Se habla mucho de la deshumanización, crueldad y demás del hombre, pero cuando ves estos casos, vuelves a creer en las personas.
    Por desgracia, tengo dos familiares en esta situación, y es algo muy duro, más si son niños.
    Es una iniciativa fantástica, y en cuanto pueda voy a colaborar.
    Me ha encantado la entrada.
    Un saludo.

    • Recuerdo un anuncio que decía ” el ser humano es extraordinario”, y lo es, en ocasiones es cruel y deshumanizado, pero cuando enfoca su potencial en ayudar, es magnífico.
      Cuando ves a un familiar o un amigo sufrir de ese modo duele mucho, y ese dolor crece exponencialmente cuando son niños que les queda tanto por vivir y los ves apagarse lentamente.

      Ojalá haya conseguido algo con este post, aunque sólo sea acercar el trabajo de Kimo-Kap con los niños enfermos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *