¿Os ha pasado alguna vez?

Conoces el trabajo de alguien, y piensas “¿Dónde ha estado todo este tiempo?” “¿Por qué no la habré conocido antes?”

Pues eso es justo lo que me ha ocurrido con Susana, una gaditana con unas manos increíbles.

La conocí por casualidad, y cuando vi su trabajo me quedé prendada de lo que hace, e inmediatamente sentí la necesidad absoluta de que apareciese en este blog.

A partir de ahí, todo fue rodado, y hoy me hace muchísima ilusión presentaros a La Casita Turquesa.

Todo empezó allá por el 2009, esas navidades una amiga me regaló un broche de fieltro muy simpático, me gustó tanto que quise hacer algo parecido, así que compré mis primeros pliegos de fieltro y me hice un broche de un pollito que aún conservo. Cada vez que lo veo me doy ternura a mí misma 🙂

La Casita Turquesa

Como llevaba poco tiempo viviendo en Santiago, no trabajaba, no conocía a nadie y tenía todo el tiempo del mundo, me pareció que sería una buena distracción. Al principio sólo hacía broches; broches de caritas, broches de manzanitas, broches de florecitas… broches por todas partes. Seguí practicando y poco tiempo después, nació una sobrina. Pensé que sería bonito regalarle un muñequito hecho por mí, pero un broche para un bebé era poco práctico, así que el broche se convirtió en un cuadro. A mis cuñados les gustó tanto, que me encargaron un cuadrito para el resto de sobrinos.

Con el tiempo vieron los cuadritos más familiares y conocidos y me fueron llegando encargos de gente cercana, para amigas de mis cuñadas, para amigas de esas amigas y la cadena fue creciendo. Recuerdo que la primera vez que me hicieron un encargo fuera de mi entorno, me puse tan nerviosa que esa noche casi no pude dormir! 

La Casita Turquesa

Ya por aquel entonces, mi familia y sobre todo mi chico, me animaban para que me diera a conocer de alguna manera, en un blog, en tiendas … pero yo no me atrevía, no creía que tuviera éxito y me moría de la vergüenza! A base de insistir me acabaron convenciendo y el 12 de noviembre de 2011 abrí el blog. Al principio no tenía imagen propia, lo iba cambiando continuamente. Con el tiempo y a medida que fui teniendo más y más visitas, vi que gustaba y quise tener una imagen más definida, así que me puse en contacto con Capuccino Factory, le expliqué que imagen quería transmitir, le enseñé algunos de mis trabajos y me hizo un espacio a mi medida. Estoy muy muy contenta con el resultado.

Hoy por hoy lo tengo casi abandonado, precisamente por la carga de trabajo apenas tengo tiempo para actualizarlo, me encantaría publicar una vez a la semana, pero aún estoy aprendiendo a organizarme (no sé si lo conseguiré algún día). Gracias al blog he conocido a gente maravillosa y he encontrado mi ocupación favorita, con la que me evado del mundo real y en la que me rodeo de personajes blanditos y achuchables, colores pastel y telas maravillosas y se me pasan las horas volando. Me encanta crear, pensar en las caritas de los niños que van a verlo y la idea de que mi cuadrito les acompañará mientras crecen, me emociona.

Durante todo este tiempo he recibido encargos personalizados muy especiales, como es el caso de Marta, una niña tan dulce y tan fascinada con caperucita roja que cuando vio su cuadrito por primera vez, lo abrazó y lo besó. Cuando su mamá me lo contó emocionada casi se me saltan las lágrimas y estuve sonriendo una semana.

La Casita Turquesa

Todos mis cuadritos están hechos por mí a mano, sin ayuda extra ni de personas ni de máquinas, por lo que me lleva tiempo realizarlos. En algunos he empleado muchas horas de trabajo, primero pensando en el diseño y luego llevándolo a cabo, pero en todos pongo el corazón y mis mejores deseos. Disfruto haciéndolo y espero que se refleje en cada puntada.

La Casita Turquesa

Ah!, por cierto, el nombre de La Casita Turquesa viene de una casita de muñecas que tuvimos mi hermana y yo de pequeñas. Presidía nuestra habitación y jugamos tanto y lo pasamos tan bien con aquella casita que mi blog no se podía llamar de otra manera, en el fondo para mí esto no es trabajo, es una diversión!

Y ahora, mírame a los ojos y dime que no te están saliendo corazoncitos de los ojos ; )

Si quieres ver más trabajos suyos sólo tienes que pinchar aquí 

frame44

10 comments on “La Casita Turquesa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *