Categoría: Viajes

Bruselas con niños

Bruselas con niños

¿Te he dicho que adoro a Elena, y la forma que tiene de contar los viajes con sus peques?

Ha estado en Bruselas, y me ha regalado este post tan recomendable, en él cuenta qué hacer en Bruselas con niños, altamente interesante.

Eso sí, no lo leas con hambre o desearás comer chocolate, avisada estás.

De viaje a Bruselas con niños

Bruselas con niños

Por si no lo sabías, la ciudad en la que se inventaron los bombones, la tienes sólo a apenas dos horas de vuelo, aunque si lo tuyo no es el chocolate, y te gusta el queso, o la cerveza, Bruselas puede ser también un lugar muy atractivo.

Es una ciudad ideal para ir en familia, ya que no es muy grande y se puede recorrer a pie. Si lo reservas con antelación, el vuelo puede salirte muy bien de precio, y tienes innumerables alojamientos para todos los bolsillos.

No te olvides el paraguas, o el chubasquero, y de vez en cuando mira al cielo para ver como viajan las nubes sin descanso.

La Grand Place estaba formada en sus inicios por un mercado de abastos y varias casas gremiales, y más adelante se edificó el ayuntamiento.

Cuando llegues a esta plaza no sabrás donde mirar, todos los edificios son impresionantes, y el tamaño de la plaza es inmenso. Es una de las plazas más bonitas que he visto.

Bruselas con niños

Los años pares la adornan con un tapiz de flores, pero yo no tuve la suerte de poder verlo.

Al lado de la plaza encontrarás donde comer unos bocadillos llamados mitraillette muy típicos. Si pides uno tienes que hacerlo con salsa andalouse, una especie de mayonesa con la que también se piden las patatas fritas.

Otro de los imprescindibles, es la escultura del niño que hace pis Manneken Pis, que te sorprenderá por su pequeño tamaño. Si tienes algo de suerte podrás verlo vestido ya que lo disfrazan muy a menudo.

Bruselas con niños

En el Museé de la Ville se pueden ver los trajes que le han ido regalando. La estatua inicial data del s.XV, pero fue robada después de numerosos intentos. Su falta consternó  tanto a la población que se construyó la actual réplica.

No puedes dejar de comerte un gofre, los belgas se lo comen solo, pero yo me apunté a la versión turista y le coloqué fresas y chocolate… una que es débil!

Bruselas con niños

Visita la Rue des Bouchers estrecha y llena de restaurantes, donde se ofrecen mejillones (Moules avec frites) muy típicos del país.

Muy cerca puedes ver a Jeanneke Pis la versión femenina del niño meón ( si te queda tiempo puedes buscar también al perro que hace pis…).  Muy cerca está el Bar Delirium donde puedes tomarte una excelente cerveza belga.

Bruselas con niños

Y si te gustan los cómics, y vas con niños recuerda que Bruselas es la capital del cómic, donde se inventaron muchos personajes famosos como Tintin o los Pitufos (Puedes visitar el Museo del Cómic). Yo no pude dar una vuelta por el Atomiun, si vas, ya me contarás que tal.

Bruselas con niños

Otros sitios interesantes son el Museo de Ciencias Naturales, el Museo del chocolate,  el Museo del Juguete y Europa en miniatura, el Museo de los Instrumentos Musicales…

Y chocolate, chocolate y chocolate….

 

Carcassone con niños

_DSC0305 (532x800)

Cuenta la leyenda que Carlomagno quería conquistar la ciudad de Carcassone. El rey musulmán Ballak que reinaba en esa época murió y su mujer, la llamada dama Carcas organizó a su pueblo para defenderse y plantar cara al emperador. El asedio duró cinco años, hasta el momento en que en la ciudad sólo quedaba un cochinillo y un saco de trigo y sus habitantes empezaban a morir de hambre. La dama Carcas alimentó al cerdo con el trigo y lo lanzó desde lo más alto de la muralla. Cuentan que entonces Carlomagno ordenó la retirada, ya que Carcasonne tenía tanto trigo que hasta se lo comían los cerdos, pero la dama Carcas hizo llamar al emperador para hacer las paces tocando las trompetas (de ahí el nombre “Carcas suena”), que volvió y recibió su juramento de fidelidad.

_DSC0239 (532x800)

Carcassone es un lugar que te atrae, ideal para ir con y sin niños, es el punto de inicio de una de las rutas del camino de Santiago y el lugar ideal para soñar con ser un caballero o una princesa medieval. Sus callejuelas te invitan a recorrerlas y el paseo entre sus dos murallas te permite descubrir sus más de cincuenta torres. La entrada principal de la “cité” o ciudadela amurallada es la puerta de Narbona, donde reina el busto de la dama Carcas y se cruza por un puente levadizo sobre el antiguo foso. La puerta de Aude se encuentra en el  otro extremo y su vista del atardecer, con su cielo rojo sobre la ciudad no os dejará indiferente.  Dentro de la cité hay innumerables restaurantes, en todos se ofrece el plato típico, la cassoulet, una especie de fabada con carne de cerdo y pato.  Los menús no son caros, pero no entra la bebida y es ahí donde se engorda la cuenta. Hay mucho turista, pero vale la pena por el excelente estado de conservación de todo el conjunto. Imprescindibles la visita al castillo (niños gratis, es el único monumento de pago), impresionante aunque algo desangelado, la Basílica de Saint Nazaire, el puente viejo  que une la parte nueva con la antigua y el Canal du Midi, realizado para unir el Atlántico con el Mediterráneo y que se puede recorrer con una embarcación.

_DSC0222 modificado (800x629)

Carcassone es una ciudad pequeña por lo que si vas con los pequeños de la casa puedes recorrerla tranquilamente sin perderte nada de lo más interesante en un solo día y para ellos será mucho más fácil imaginar ese mundo del pasado, repleto de cuentos y leyendas. Un sitio que os recomiendo para una escapada o unas pequeñas vacaciones, ya que los pueblos de alrededor también están cargados de historia y se puede realizar una ruta por los castillos cátaros. Espero que os guste.

_DSC0197 (532x800)

 

 

error: Contenido protegido